Salte la navegación

Los heraldos de la primavera
anuncian su llegada


 
Conforme sobre mí el transcurrir del tiempo deja sus huellas en forma de cabellos grises y de sabiduría inútil, me doy cuenta de lo poco que durante mi pasado dediqué a deleitarme con las maravillas que en rededor la naturaleza susurraba dulcemente a mis oídos. Tan imperdonable agravio a las ninfas de la primavera sólo pudo redimirse reconociéndoles su título de consortes de Dios en el proyecto de la creación y madres de la más pura y sublime belleza. Mi penitencia es la conciencia del gozo perdido a consecuencia de mi propia distracción.
Cual hijo pródigo, que a casa regresó, vuelvo la vista a la tierra que considero mi hogar para embelezarme con sus fulgurantes colores.
Los heraldos de la primavera llegaron a Colima, ostentando como nombre el título nobiliario que su ama y señora obtuvo en la corte cósmica, anunciando con el amarillo de sus flores que en el espectáculo de la vida comienza el acto principal.

 

 

 


Edificios y plazas públicas se visten de colores

 

Sin importar que la publicidad se mimetice entre sus ramas, este árbol igualmente regala su vibrante color amarillo.

 

 

La alfombra de flores que la naturaleza deja a todos gusta

 

Hasta lo que parecen ser flores de cempasúchil partcicipan del espectáculo.

Para qué colocar la estatua de algún desconocido cuando se le puede rendir culto a un bellísimo árbol de primavera.

Democráticamente los árboles de primavera florecen para barrios pobres o exclusivoides.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: