Skip navigation

Monthly Archives: julio 2006

Un verano para hibernar

Que extraño animal es éste, mira que dormir cuando el verano está en plenitud; mira que cuando el sol mejor baña a la tierra con sus rayos él a bostezar comienza.
Rareza en verdad es, porque de sus garras se despoja cuando vulnerable espera el despertar de la nueva estación.
Incómodo contraste entre la estridencia de sus cotidianos gemidos y el silencio que ahora no se atreve a profanar.
Singular ser distingo que durante el invierno colecta lo que entre primavera y verano a sobrevivir le ayudará.
Confiado parece estar con las fauces abiertas sin temor que algún indeseado huésped se aloje dentro de él.
Pobre criatura cuya misión es dormir mientras la fiesta del verano aún explota en flores.

 

;
;