Skip navigation

Monthly Archives: marzo 2007

El reencuentro de los apodos
 
Me da gusto saber que hay cosas que el tiempo no puede tocar. Atrás de los ya no tan lozanos rostros, las sobrias vestimentas y de la mesura de la adultez, sigo viendo los mismos alegres, chispeantes y hasta perversos ojos que denotan lo que en el interior de cada uno se gesta.
 
"Ingeniero" les llaman a algunos; "licenciado", a otros más, pero quien nos haya conocido en otrora época, se daría cuenta que esos títulos no son sino otro apodo más de los que estábamos acostumbrados a recibir.