Skip navigation

Monthly Archives: agosto 2007

A mis incomprendidos héroes

No es menester mío ensalzar el mecenazgo de todos los que han patrocinado mi casi artística trayectoria –en estos tiempos donde cualquier cosa extraña es denominada “arte”-, ni tampoco especular sobre cuán adversa hubiera sido mi existencia de no contar con su pródiga intervención. Quisiera en cambio, mencionar a algunos de los casi invisibles héroes que incomprendidos en su mayoría, involuntariamente ejercieron la influencia suficiente en mi conciencia para enfilar el rumbo de mis actos hacia horizontes desconocidos, si bien muchos tempestuosos, todos llenos de aventura y enseñanza.

  • A mis padres, porque con el cromosoma necesario me facilitaron la vida procreándome hombre.
  • Gracias a mi amiguita Lucía del kindergarden por enseñarme que las faldas de las niñas sirven para ver por debajo.
  • A las mujeres difíciles, porque me ayudaron a interesarme en las chicas fáciles.
  • A las chicas fáciles porque me hicieron apreciar a las chicas buenas.
  • A las chicas buenas por no haberse alejado.
  • A mis maestros de humanidades, que con su mediocridad me invitaron a estudiar ciencias.
  • A mis maestros de ciencias por hacerme cambiar de parecer.
  • A mis malos jefes, porque haciendo lo opuesto a sus enseñanzas, me fue bien.
  • A Murphy por su optimismo.

La inacabada lista de agradecimientos deberá revisarse con periodicidad para que el ejercicio retrospectivo de evaluar las coyunturas pasadas y sus consecuencias puedan ponderarse y actualizar mi “ranking” personal de precursores de inspiración.

Anuncios